Causas y soluciones para el mal aliento

Compartir

Sólo tienes una oportunidad de causar una buena primera impresión. Quieres que la gente recuerde tu confianza y tu inteligencia, no tu aliento. El mal aliento o halitosis tiene muchas causas, pero por suerte para ti tiene aún más soluciones.

Para el mal aliento de la boca no es necesario acudir a un médico pues debido a su poca complejidad se lo puede tratar desde la casa siempre y cuando tengamos en pleno conocimiento que lo causa.

5 Causas con sus soluciones para el mal aliento de la boca

  • Bacterias que se reproducen dentro de la boca: Estos pequeños insectos acechan entre tus dientes y te cubren la lengua. Cuando se quedan atrapados en un solo lugar, se multiplican y desprenden olores apestosos.

Solución: Cepille los dientes y la lengua dos veces al día durante al menos 2 minutos. Use hilo dental una vez al día. Use una pasta de dientes con flúor. Un rascador de lengua económico también elimina las bacterias olorosas

  • Piedras de amígdalas: Las amígdalas están llenas de pequeñas fosas y bolsas que acumulan bacterias y moco hasta que una sustancia similar al queso se endurece y se convierte en “piedra”. Estas pepitas apestan y causan mal aliento y un sabor desagradable en la boca.

Solución: Haga gárgaras con agua tibia salada para eliminar las bacterias y el moco de las criptas antes de que se formen los cálculos. Si usted tiene amigdalitis y cálculos con frecuencia, lo mejor que puede hacer es extirpar las amígdalas quirúrgicamente.

  • Problemas de estómago: A veces los problemas gastrointestinales como el reflujo o una úlcera pueden causar malos olores cuando eructa y libera gas.

Solución: Los antiácidos o bloqueadores de ácidos de venta libre pueden aliviar un estómago ácido o agrio. Si usted es intolerante a la lactosa y tiene problemas gastrointestinales, pruebe las tabletas de lactasa. Comer yogur o tomar probióticos puede aumentar las bacterias buenas en el intestino y a su vez puede el aliento de su boca.

  • Comida maloliente: La cebolla, el ajo y algunas especias pueden causar mal aliento. El olor persiste mientras que las partículas de los alimentos permanecen en su boca. Una vez que lo hacen a través de su sistema, las sustancias químicas apestosas viajan a través de su torrente sanguíneo hasta los pulmones, donde usted las exhala.

Solución: El cepillado, el uso de hilo dental y el enjuague aflojarán los trozos de comida escondidos y evitarán que se multipliquen las bacterias causantes de olor. Si eso no ayuda, limite la cantidad de ajo y cebolla que come o sáltelos a menos que estén cocidos.

  • Boca seca: La boca seca puede ensuciar su aliento. ¿Por qué? El trabajo de la saliva es limpiar los escombros y las bacterias de su boca. Si usted no produce lo suficiente, muchas cosas pueden ser culpables: demasiada cafeína, una nariz congestionada que lo convierte en un respirador bucal, medicamentos como los antihistamínicos o incluso una enfermedad bastante rara, que seca los lugares húmedos de todo el cuerpo.

Solución: Manténgase hidratado para que el sistema de limpieza incorporado de su boca funcione. Mastique chicle sin azúcar o chupe dulces sin azúcar para ayudar. Consulte con su médico acerca de la medicación para esa nariz congestionada o para productos artificiales de saliva.

 

 

 

Compartir